martes, agosto 04, 2009

Principe Valiente


Por fin, todos míos

Por fin hace unos meses, y gracias a un pequeño golpe de suerte, pude completar mi colección de comics de El Príncipe Valiente, que comencé a adquirir en 1992 y que está compuesta por 15 tomos, publicados por Ediciones B, con las publicaciones semanales del comic entre 1937 y 1992.



Al tener la colección completa decidí comenzar a leerlo de nuevo, lo primero que aprendí fue algo sobre mi mismo: Ahora soy más exigente que a los 8 años.

Que mi edición (como casi todas las que hay en castellano) estuviera mal repintada, no me molestaba antes, ahora mucho.

No hay color (en los 2 sentidos)

Y lo de la traducción, no tiene nombre, ¿cómo se puede llegar a confundir el nombre de los personajes al traducir un texto?.

Original
Resumen y muestra de gran odio al autor

Aun así, Ediciones B no es la Fox, y no ha conseguido estropear El Príncipe Valiente, que es un comic impresionante, especialmente por su ritmo.

Se publica una página de forma semanal en el dominical de varios (unos 300) periódicos, cada página tiene que terminar con una cierta tensión para que tengas ganas de leer la continuación la semana próxima.

Esto hace que el ritmo del comic, sea el más rápido que he visto nunca y que no haya una ruptura entre aventuras, siendo los ya 72 años de comic, una especie de aventura ininterrumpida (aunque la calidad baja mucho tras la muerte del autor original).

Un comic muy recomendable, especialmente en su edición en blanco y negro

Ya lo dice el refrán: Más vale blanco y negro, que mal pintado

5 comentarios:

Ireth dijo...

A mí me has iniciado en la lectura de este cómic. Está muy bien, mucho mejor una vez superado el primer tomo y acostumbrada a la lectura.

Como sabes, el mayor aliciente que tiene para mí es la ambientación caballeresca :-).

Lo más curioso y llamativo sin lugar a dudas es el tratamiento de lo femenino, increíblemente "machista" y tradicional.

El cómic en blanco y negro es una maravilla, no sé por qué se empeñan en colorear todo, en color pierde mucho. Y lo de la traducción no tiene nombre.

La serie he visto alguna vez algún cacho en la tele pero muy poco porque no la recuerdo.

¡Sigue disfrutando de la lectura!

Fergus el Destructor dijo...

A mi, lo que más me gusta, es el ritmo trepidante y la frescura que desprende toda la aventura.

Yo creo que lo que se trata mal es el matrimonio y el amor, y no a las mujeres. A ver que opinas cuando leas el tomo 3, que es el más impactante, con diferencia, a ese respecto... seguro que te gusta.

Esos problemas estaba acostumbrados a verlos en traducciones para televisión (Dragon Ball es el mejor ejemplo), pero nunca los había visto en comics, que se suponen respetados y, además, dirigidos a un público adulto, gran parte de él formado por coleccionistas (al menos, mi versión, no es como la ultima de Planeta, pintada con Photoshop).

Yo tampoco vi mucho la serie (aunque tengo alguna cinta), pero no me gustaba demasiado, perdía mucho.

Lo mismo digo :-).

Jaume dijo...

Soy el taductor de esta edición, y tu comentario me parece ionjusto. Dejando aparte de que en una obra con diecisés tomos y cientos de páginas inevitablemente se acaba produciendo alguna errata --y si las buscas las encontrarás en cualquier edición--, ¿de qué nombre estás hablando, si puede saberse? ¿Sabes inglés, realmente?

En cuanto a los bloques de texto de resumen al principio de cada tira, no recuerdo si los de la edición de Fantagraphics (y alguna francesas, ya se esporádicamente hubo que recurrir a planchas francesas al no existir originales) los habían cambiando para agilizar la lectura, al ser en álbum y no en tira diaria, o si Ediones B decidió hacerlo por las mismas razones. En mi caso esto no hacía más que dajarme menos texto para traducir. En todo caso, discutible o no, suprimiendo el resumen de "lo que ya sevió", destinado a lectores diarios, por el texto específico de la viñeta agilizaba la lectura, y daba un tratamiento a la colección orientado a proporcionar una mejor experiencia a los nuevos lectores, aunque sé que esto poco les importa a los coleccionistas.

J. Ribera

Jaume dijo...

Me refería al resumen semanal, no diario, que encabezaba cada plancha.

Fergus el Destructor dijo...

Un saludo Jaume.

Sinceramente, es un gran honor que me hayas contestado en mi humilde blog.

Realmente no se mucho inglés, en otro caso intentaría leer la versión original del comic. Si lo dices, por las viñetas que ponía como ejemplo, es que esas no eran un gran ejemplo en si mismas, lo que pasa es que son las que encontré por Internet para utilizar de muestra.

Tienes razón en que siempre se termina produciendo alguna errata, sin embargo, algunas confusiones con los nombres de los personajes protagonistas, me resultaron bastante desagradables*.

Ya suponía cual era el problema con los resúmenes semanales, no te culpaba a ti del problema, simplemente expreso mi desacuerdo con la idea. La del "odio al autor" viene por la eliminación de los resúmenes, el coloreado...pero no por la traducción.

En ningún momento es mi intención herir a nadie, simplemente dar mi opinión, por supuesto, sin tener en cuenta todos los problemas que tendríais al realizar la edición de la obra, que serían muchos. Dejando eso a un lado, expreso mi malestar como lector por algunas cosas, creo que al haber comprado y leído toda la obra estoy en mi derecho.

Ya que estas por aquí, hay una duda que he tenido siempre, en el mapa del principio de los tomos siempre se leen los acontecimientos del primer tomo. ¿Qué motivo lleva a no actualizar estos, en los tomos sucesivos?

Siento haberte molestado, si te sirve de algo, disfrute mucho leyendo el comic y lo volveré a leer algún día, le debo a esta edición muchas horas de diversión. Además es la única que llega hasta las planchas de 1992, lo que también es un mérito a tener en cuenta.

* Ahora mismo acabo de terminar la lectura de toda la colección y no he anotado los errores más grandes, por lo que me resultaría difícil encontrarlos sin volver a leerlo. De todas formas, cuando los lea de nuevo, ya publicaré en este post algunos, para argumentar mis palabras.